• Alba Filgueira Bouzas

El cerebro triuno de Paul McLean

El Dr. Paul McLean elaboró la hipótesis de que el cerebro humano consta de tres capas superpuestas que rodea el tronco encéfalo.


A finales de los años 60, Paul McLean, científico estadounidense interesado por el control de las emociones y el comportamiento humano, elaboró su propia hipótesis sobre la organización cerebral del ser humano, la cual presentó el su libro "The Triune Brain in Evolution" (1990). En esta hipótesis, el Dr. McLean afirmaba que el cerebro del ser humano era la sumatoria de tres capas que rodean el tronco encéfalo. Estas capas las relacionaba con distintas etapas evolutivas animales: el cerebro reptiliano, el profundo y primitivo, el cerebro paleomamífero, intermedio y emocional y el cerebro neomamífero, el más evolucionado y racional.


Este proceso de suma afirma que los humanos nos fuimos volviendo más racionales a medida que aparecían más capas. Siguiendo esta hipótesis diríamos que cuando madura la médula y el tronco encéfalo, lo hace el cerebro medio y por último la corteza.


En la base de este modelo de neuro-desarrollo estaría el tronco encéfalo o cerebro de pez. Este se desarrolla en la etapa prenatal y es el encargado del funcionamiento de los órganos y de las funciones básicas de supervivencia. Sería el encargado de controlar los reflejos primitivos y la etapa de su máximo desarrollo sería entre los 0-6 meses.


El resto de capas, que envolverían al tronco encéfalo, serían las siguientes:


  • Cerebro reptiliano (ganglios basales):

Su maduración empezaría a partir del año de edad. La estructura más importante de este cerebro serían los ganglios basales, los cuales son los encargados de la automatización de los movimientos ya aprendidos y de la integración de los reflejos primitivos y desarrollo de los reflejos posturales. Está relacionado con el conocimiento territorial y de las estructuras sociales. Se basa en rutinas y hábitos.


  • Cerebro paleomamífero (sistema límbico)

Se desarrolla a partir de los 2-3 años de edad. En esta capa entra en juego el sistema emocional. La supervivencia depende de la madre, que le cuida y le enseña a sobrevivir. El sistema límbico es el sistema encargado de las emociones, del aprendizaje, de la memoria y del juego como vía de aprendizaje. Esta capa está compuesta por el lóbulo cingulado, la amígdala, el septo, el hipotálamo, y el hipocampo.


  • Cerebro neomamífero (neocortex)

Se desarrolla a partir de los 6-7 años de edad. Es la capa más externa del cerebro y recubre a todas las demás. Este cerebro humano es el más evolucionado, el más reciente. Recibe señales tanto internas del propio individuo como externas y las procesa para darle sentido al entorno que le rodea. Es el encargado de controlar las funciones ejecutivas: análisis detallado, organización de tareas, planificación y, también, del desarrollo de las habilidades motrices finas y de la lectoescritura.


En cuanto a las distintas etapas del desarrollo motor, el modelo del cerebro triuno de McLean relaciona la primera capa con la función motora de arrastre, la segunda capa se relaciona con el gateo y la última capa con la marcha.


Por tanto diríamos que del nacimiento hasta los 8 años, el cerebro del niño está en plena evolución, pasando por la maduración de los niveles cerebrales más simples hasta los niveles más complejos.


Para los profesionales del desarrollo y psicólogos (entre otros) este es un modelo muy utilizado por ser un modelo muy visual y didáctico para explicar el neuro-desarrollo aunque, los expertos en neurociencia aseguran que este modelo muestra muchas incongruencias y no debe de ser tomado como un modelo anatómico y de desarrollo del cerebro adecuado.

0 vistas

© 2019 by Desarrollo Visual. Proudly created with Wix.com